sábado, 10 de diciembre de 2016

Tiempo y smartphones

El otro día estaba yo en la sala de espera del médico y, como siempre que tengo que pasar mucho rato sin hacer nada, me llevé un libro para matar el tiempo. Después de sentarme me puse a rebuscar en mi mochila hasta que lo encontré. Mientras tanto, la gente que ocupaba los demás asientos me miraba con curiosidad, probablemente porque aquello era lo más interesante que estaba ocurriendo en la sala en ese momento. Cuando por fin logré sacar el libro y volver a cerrar la mochila me dispuse a centrarme en él por completo, no sin antes percatarme de que una de las señoras seguía con la mirada clavada en mí. Supuse que se aburría de esperar (no la culpo) y que su pasatiempo era observar a la gente. A su lado había una mujer que, por el contrario, no levantaba la vista de su smartphone, completamente absorta en la aplicación de mensajería instantánea de turno y cuyo pitido ya empezaba a incordiar.
Mientras leía, en ocasiones notaba que me miraban, o que miraban al libro. A veces era la señora, otras la mujer de al lado. Entonces, se formaron varias preguntas en mi cabeza: «¿Curiosidad? ¿Extrañeza? ¿Es tan raro encontrar a alguien que pase el tiempo leyendo?». No me hizo falta pensar demasiado para responderme a mí misma, y es que bastaba con echar un vistazo a mi alrededor; sí, sí es raro (aunque no imposible) ver que alguien se entretiene con un libro.
Una cosa llevó a la otra y me encontré a mí misma pensando que pasar el rato enfrascado en tu smartphone  se ha convertido en lo más normal del mundo y cuando lo haces nadie te presta atención. En cambio, sí te observan cuando estás haciendo cualquier otra cosa, como leer o hablar con alguien. Y no lo digo solo porque me haya pasado esa vez.

Es curioso, nos pasamos el día tan conectados que si tenemos que estar una tarde sin poder acceder a Internet nos volvemos tontos y no sabemos qué hacer. A veces es mejor desconectarnos de la tecnología y probar otras cosas, ¿no?

2 comentarios:

  1. Hola Lara!

    Bienvenida por estos lares!!

    Lo mismo me pasa a mí. Que voy en transporte público, o en las salas de espera leyendo, y la peña te mira como si hubieses sacado del bolso a un dragón de comodo o algo similar.

    A mi también me apena que pasemos más tiempo enganchados a las aplicaciones que a nuestra propia vida. Y sí, yo desconecto de la tecnología sobretodo los fines de semana. Los fines de semana no me encuentra ni el tato.

    Un besote enooorme!!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Hydre!

      Haces bien en desconectar. Yo estoy menos conectada desde hace alrededor de dos meses y merece mucho la pena, puedo hacer muchas otras cosas que antes no podía!

      Un besazo y muchas gracias por pasarte! ♥

      Eliminar