lunes, 9 de noviembre de 2015

Tensoderm, mi limpiador facial favorito

¡Hola, chicas! ¿Qué tal estáis pasando la semana? Yo estoy en mi período de trabajo autónomo, ¡y la de cosas que nos han mandado para entregar a la vuelta no es normal! Pero he sacado un tiempecillo para estar con vosotras un lunes más *guiño, guiño*
Hoy os hablo de Tensoderm, que, como ya os digo en el título, es mi limpiador facial favorito. ¿El porqué? Os lo digo en un ratito, porque primero os lo voy a describir brevemente y a explicaros cómo lo uso.
Tensoderm es un limpiador jabonoso que viene en formato gel. El bote trae 200 ml y a mí me cuesta 10€, pero en Internet lo vi por poco más de 7,50€ (creo que la farmacia a la que voy siempre infla los precios, malditos timadores). Y lo más importante de este limpiador es que es de farmacia, no de cosmética. En concreto es de los Laboratorios Viñas y, de hecho, este es el limpiador que me recomendó mi médica de cabecera cuando acudí a ella para solucionar mi problema de acné.
Tensoderm, mi limpiador facial favorito

Lo uso dos veces al día: mañana y noche. Por la mañana me lavo la cara con él, a continuación me echo mi crema hidratante y después es cuando empiezo a maquillarme. Por la noche antes de utilizarlo me desmaquillo con el agua micelar de Garnier para  pieles grasas (de la que os hablé hace un tiempo) y después elimino los restos de maquillaje que puedan quedar con este limpiador, y a continuación me pongo crema hidratante, como siempre.
Llevo usando este limpiador casi desde principios de año y no puedo estar más contenta. Las razones de que sea mi favorito son tres:
1. Realmente se nota que deja la piel limpia: me deja la cara súper suave y de verdad, sientes que tu piel está libre de grasa y de suciedad.
2. Regula la producción de grasa de la piel: esto es un plus, porque mi cara tiende a engrasarse muy rápido, y al final del día parece que los brillos que me salen tienen luz propia. Desde que uso Tensoderm mi cara no saca tantos brillos y el maquillaje se asienta mejor y me dura como recién aplicado más tiempo. Otra cosa relativa a esto es que cuando se me acabó el anterior bote estuve un tiempo sin usarlo porque no pude ir a comprarlo, y empecé a notar que mi cara volvía a tener algo de acné y a engrasarse muy rápido, así que corroboro que regula la producción de sebo.
3. No deja la piel tirante: nunca me gustaron los limpiadores porque siempre me dejaban la piel reseca y tirante, por eso desconfiaba un poco cuando lo compré, pero después ya vi que no, que es un limpiador suave pero efectivo. De todas formas, si lo usáis más de tres veces al día evidentemente vais a notar que os resecará un poco la piel; es normal, ya que al fin y al cabo sigue siendo un tipo de jabón. El jueves os hablaré sobre las cremas hidratantes que combino con este limpiador; una de ellas también fue una recomendación de mi médica.
 
Tensoderm, mi limpiador facial favorito
Lo único malo que le encuentro a este producto es el precio, aunque al ser de farmacia ya se sabe lo que pasa. De todas formas y como os he dicho antes, lo he visto en Internet por poco más de 7,50€.
En definitiva chicas, que este limpiador merece la pena, y si tenéis la piel mixta o grasa y con tendencia acneica no tiene por qué iros mal. En mi opinión, es un muy buen producto, y os lo recomiendo.

¿Lo conocíais ya? ¿Utilizáis algún limpiador de farmacia? ¡Contádmelo en los comentarios! ¡Nos vemos el lunes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario